ES NECESARIO REFORMAR EL SISTEMA DE FORMACIÓN PROFESIONAL DE NUESTRO PAÍS PARA QUE LLEGUE A TODA LA POBLACIÓN

Para la secretaria confederal de Empleo, “la formación dual ha de ser de calidad, con contrato de formación, para todas y todos y nacida del diálogo social. Solo así su utilidad social y laboral será real y efectiva”.

El sistema de formación para el empleo tiene asuntos pendientes después de sus 25 años de existencia. El primero de ellos, sin duda, es la reforma estratégica de la Ley 30/2015 que regula dicho sistema. Además, la difusión de la formación entre empresas y personas trabajadoras, especialmente de las Pyme, el refuerzo de la negociación colectiva como instrumento de desarrollo, la garantía del ejercicio del derecho individual de formación y de igualdad en el acceso, el uso de la red de centros públicos de formación y el perfeccionamiento del profesorado. Así lo explicó Lola Santillana, secretaria de Empleo y Cualificación Profesional de CCOO quien participó en la Jornada “La relevancia de la formación en la población trabajadora” organizada por Comisiones Obreras de Canarias.

La jornada fue inaugurada por el secretario general de CCOO Canarias Ignacio González quien se refirió a la relevancia de la formación profesional en la población trabajadora en un mundo tan cambiante. El responsable insular recalcó la obligación de los responsables del gobierno de asegurar que “toda transición laboral ha de ser justa: no puede dejar tirado a un número indeterminado de trabajadores y trabajadoras”.

Lola Santillana destacó la velocidad a la que cambian las relaciones laborales y los modos de producción, el avance de las tecnologías y la transformación digital y, por consiguiente, el papel que juega la formación profesional en la recualificación de las personas trabajadoras. Se refirió a la evidente relación entre educación y formación y empleo y de las sucesivas leyes educativas que aumentaron el divorcio entre empleo y formación, cuando deberían haber acercado la formación profesional y universitaria a las empresas.

Destacó el afán de fingida modernidad al referirse a la formación dual en nuestro país, pretendiendo trasladar de forma idéntica el modelo del norte de Europa, olvidando que el tejido productivo español difiere completamente del alemán o el austríaco. Denunció también la existencia de “lobbies” o grupos de presión que solo buscan la financiación pública de la formación para su propio beneficio. CCOO defiende la formación dual, siempre lo ha hecho, pero han de evitarse “los 35 modelos existentes, dos por comunidad, el educativo y el formativo”. Para la responsable confederal, “la formación dual ha de ser de calidad, con contrato de formación, para todas y todos y nacida del diálogo social”. Solo de este modo su utilidad social y laboral será real y efectiva”.

Se desgranaron los resultados de la formación programada por las empresas o formación “bonificada”. En estos años, a pesar del aumento de fondos del sistema para esta iniciativa con 661,37 millones de euros en 2018, en detrimento de la formación subvencionada o de oferta, los resultados del ejercicio no han sido buenos: tan solo se forman un 21,2% del total de empresas españolas, que se reduce al 16,80 % en el caso de las micro empresas con plantillas inferiores a 9 personas, desde que el gobierno del partido popular aprobara la Ley 30 en el año 2015. Para Lola Santillana “el sistema le ha fallado a los trabajadores y trabajadoras de las empresas más pequeñas de nuestro país que son la verdadera base de nuestro tejido productivo y de nuestra economía”.

El número de personas que han accedido a los cursos ha sido de 2.800.103 trabajadores y trabajadoras quehan recibido una media de 23,4 horas de formación en materias básicamente transversales, dejando de lado la naturaleza sectorial de este tipo de formación. Para CCOO este tipo de formación goza de una gran flexibilidad que les permite no estar sometidas a procesos de aprobación ni valoración técnica, no contemplar medidas de protección para la población más vulnerable y no precisar de apenas requisitos para las acciones formativas que imparten. “Hemos de reformar estratégicamente el sistema de formación profesional de nuestro país, de tal manera que llegue a toda la población, que personas trabajadoras y empresas lo conozcan de primera mano y que facilita la inserción y el mantenimiento en el empleo, así como la expansión de las empresas. El país lo necesita”.

Por su parte, CCOO de Canarias presentó los resultados del estudio “Fomento de la Formación y Capacitación Profesional en la Empresa” FORCAPPRO que ha detectado las necesidades formativas de la población de Tenerife que inciden en la misma idea: existe un gran desconocimiento, a nivel general, en la población trabajadora ocupada de la Isla de Tenerife, de muchos aspectos relacionados con la formación y sus derechos. Es necesario que el sindicato se centre en la difusión de los derechos de formación y las distintas oportunidades que el sistema de formación para el empleo ofrece”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *